Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades RIAM

Noticias relacionadas con las actividades de la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades RIAM

Friday, October 10, 2014

Independencia con nombre de mujer




La Habana- 10 de octubre de 2014- Aunque la historia conocida revele apenas unos pocos nombres, muchas cubanas del siglo XIX se sumaron a las gestas independistas contra el dominio español, a contrapelo de la fuerte y arraigada tradición que las obligaban a vivir puertas adentro de sus casas.

"Queda por hacer una lectura de género de las guerras de independencia para aquilatar el verdadero papel de las mujeres", sostuvo en entrevista con SEMlac el doctor Julio César Gonzáles Pagés, historiador que ha dedicado muchas de sus investigaciones a rescatar la memoria de las mujeres de la isla.

 "A la hora de hacer un estudio de este período, sobre todo a escala local, es importante visualizar personas, poner nombres. Pero también hay que hacer un análisis más global porque, a veces, cuando resaltamos individualidades, quitamos el mérito al colectivo y creo que las luchas por la independencia de Cuba tuvieron una participación de mujeres que no fue excepcional, sino mayoritaria", agregó el también profesor de la Universidad de la Habana.

La llamada Guerra de los Diez Años, primera contra la colonia española que recoge la historia cubana, comenzó el 10 de octubre de 1868 con el levantamiento en armas de Carlos Manuel de Céspedes, un hacendado y patriota de Bayamo, ciudad ubicada a unos 750 kilómetros de la capital, quien también liberó a sus esclavos.

Treinta años duraron las conflagraciones contra España, interrumpidas por breves períodos de incierta paz.

La historiografía cubana las divide en tres: esa primera, que terminó en 1878; una intermedia, muy pequeña, nombrada la Guerra Chiquita, y la final, iniciada el 24 de febrero de 1895, a la que José Martí, el Héroe Nacional cubano, denominó la "guerra necesaria" y culminó con la intervención estadounidense en 1898.

 En ciudades como Matanzas y Puerto Príncipe, del centro y oriente, respectivamente, por sólo citar dos ejemplos, ocurrieron acciones femeninas previas al levantamiento en armas.

 En la Sociedad Filarmónica de Matanzas, en fecha tan temprana como 1849, un grupo de mujeres no participó del baile en una de sus reuniones, como protesta ante la presencia de oficiales españoles.

 De igual forma, en Puerto Príncipe, en agosto de 1851, otras se cortaron el cabello ante el fusilamiento de algunos hombres de la ciudad, entre los cuales estaba el patriota José de Agüero y Agüero, todos acusados de infidentes a la Corona española. En esa época, las mujeres que se cortaban el pelo eran tomadas por prostitutas.

"Es evidente un compromiso previo a la contienda y, aunque el acto militar de la guerra es masculino, ésta no es sólo el combate, también es el aseguramiento, la retaguardia, los hospitales de campaña", reflexionó González Pagés.

 La escritora cubana Mirta Aguirre calificó las luchas independentistas cubanas de "guerras familiares", por la participación en ellas de matrimonios que llevaron consigo a sus hijos, según refiere el texto Influencias de la mujer en Iberoamérica, editado en 1948.

Entre los pocos nombres de mujeres que han vencido el olvido de los libros de Historia pueden citarse el de Mariana Grajales, la madre de los hermanos Maceo; María Cabrales, Amalia Simoni y Bernarda Toro, que acompañaron a sus esposos, generales del Ejército Libertador, en los campos de batalla.

También está el de Rosa, La Bayamesa, esclava negra que alcanzó los grados de Capitana; CarmitaCancio, La Negra, colaboradora de Carlos Manuel de Céspedes, que transportaba armas, alimentos y mensajes; Adela Ascuy, también Capitana, pero de Sanidad Militar, quien participó en más de 40 combates; Isabel Rubio, cuya casa fuera el mayor centro conspirador de la occidental provincia de Pinar del Río; y Emilia Casanova, fundadora de clubes patrióticos en la emigración, quien atesoraba cartas escritas por Giuseppe Garibaldi en las que éste apoyaba la gesta de Cuba.

Sin embargo, la también historiadora cubana Raquel Vinat de la Mata, coincide con González Pagés.

"Evocar en breves líneas el valor desplegado por las cubanas durante las contiendas independentistas del siglo XIX representa, más que un difícil ejercicio de selección, una tarea involuntariamente injusta, pues toda síntesis implica omisiones y, si somos fieles a la razón, muchas son las antepasadas que merecen ser reconocidas como paradigmas de la dignidad patriótica nacional".

 Investigadora titular del Instituto de Historia de Cuba, Vinat también ha abogado por una mirada más profunda a esta etapa de la épica patria.

 "No es reiterativo recordar la arbitraria tendencia a identificar la labor femenina cubana con la obra de un exiguo grupo de heroínas. Esto se explica porque algunos investigadores, por desconocimiento o arraigada cosmovisión androcentrista, aquilatan a estas mujeres no sólo por ser las más descollantes, sino más bien por ser una suerte de excepcionalidades", sostuvo en entrevista con la quincenal revista Bohemia, publicada en 2004.

 Un hecho queda claro del estudio de la historia. Las guerras independentistas, sobre todo la de los Diez Años (1868-1878), cambiaron la imagen que se tenía de la mujer cubana, tanto por parte de los independentistas, como de los colonialistas españoles.

 "Las cubanas son las que han hecho la insurrección en Cuba", expresó el historiador español del siglo XIX Antonio Pirala, un hombre que siempre defendió el colonialismo en la nación caribeña.

"Cuando una persona tan conservadora como Pirala dice algo así, es señal de la admiración que estas mujeres despertaron en él", afirma González Pagés.

 En la guerra y para la paz

 "Si tuviera que elegir una heroína, sería, en primer lugar, Ana Betancourt de Mora, porque simboliza el sueño de las mujeres que también abogaron por sus derechos y no sólo vieron en el acto de la independencia un asunto de la patria, de la nación", confesó a SEMlac González Pagés.

Ana Betancourt nació en la oriental ciudad de Camagüey, el 2 de febrero de 1832, en una familia acaudalada. Recibió una educación pragmática, como correspondía a las mujeres de la época, que incluyó bordados, tejidos, cocina y atenciones hogareñas. Y se casó con el joven Ignacio Mora el 17 de agosto de 1854.

 Mora era un hombre adelantado a su tiempo y no quiso destinarle a su esposa sólo las labores hogareñas y las atenciones matrimoniales. La estimuló a estudiar idiomas, literatura y otras materias, hasta que los sorprendió el fervor independentista y la pareja se sumó sin titubeos a las luchas contra el colonialismo español.

Mora se unió a las tropas del patriota Ignacio Agramante, pocos días después del alzamiento de Céspedes. Ana los despidió y alentó: "Por ti y por mí, lucha por la libertad".

Pocos meses después, el 14 de abril de 1869, en Guáimaro, Camagüey, se efectuó la Asamblea Constituyente de la República en Armas, donde nació la primera Constitución de Cuba libre. Allí, Ana Betancourt anticipó demandas que las cubanas asumirían, en conjunto, varios años después.

 "Ciudadanos: aquí todo era esclavo; la cuna, el color y el sexo. Vosotros queréis destruir la esclavitud de la cuna peleando hasta morir. Habéis destruido la esclavitud del color emancipando al siervo. Llegó el momento de libertar a la mujer", dijo a los reunidos en Guáimaro.

 Otras dos mujeres de la gesta han acaparado especialmente la atención de González Pagés.

"Una es Magdalena Peñaredonda, pinareña (la provincia más occidental de la isla). Llegó a ser Capitana del Ejército Libertador y luego se incorporó al movimiento feminista, sufragista. 

Fue una de las periodistas más agudas de los primeros años de la República. Durante la guerra del 95 la llamaban "la delegada de Vueltabajo". Para que una mujer haya sido legitimada de esa manera en aquella época, debe haber sido una mujer muy grande", aseguró.

 La otra fue Edelmira Guerra, una cienfueguera que abogó por el derecho al divorcio y fundó un club independentista, el "Esperanza del Valle", en junio de 1896, en la zona central de Cuba. También fue mambisa y realizó labores de espionaje para las tropas libertadoras.

 "Esta mujer no estuvo preocupada sólo por apoyar la guerra, sino también por lo que llamamos ahora cuestionamientos de género", reflexionó el historiador.

 Clubes como el de Edelmira nacieron en Cuba y en el exilio y resultaron vitales para el sostén económico de la guerra. Se estima que entre 1892 y 1898 existieron alrededor de 85 clubes en la emigración, más unos 20 en la isla. Según González Pagés, entre abril de 1893 y marzo de 1895 estas agrupaciones lograron recaudar importantes fondos para la guerra.

Pese a sus valiosos aportes, las investigaciones señalan que, como suele suceder en los conflictos bélicos, las mujeres fueron las grandes perdedoras de la campaña independentista.

 "Fue una guerra devastadora, que duró 30 años, y cuando se instauró la república, a las cubanas no se les dio ni el voto. Muchas se quedaron viudas y sin hijos, a veces en terceros países, sin poder volver porque habían dado todo su dinero para la guerra", relató González Pagés.

 Ana Betancourt de Mora fue una de esas mujeres. Lo único que pidió entonces fue un pasaje para venir a morir a Cuba Y no se lo pagaron. Ella falleció en Madrid, en 1906, y no fue hasta 1968 que sus restos fueron traídos a Cuba.

 "Son historias que constan en documentos, en cartas, en la prensa de la época. Una vez el historiador cubano Manuel Moreno Fraginals me dijo que, cuando se estudiaran con detenimiento y acuciosidad, la historia de Cuba, sobre todo la relativa a las mujeres, iba a cambiar", aseveró el investigador.

Labels: , ,

Saturday, October 4, 2014

De Raices naranjas por la no violencia machista



El Grupo D´Raíces, conformado por jóvenes artistas plásticos en Pinar del Río, realiza su invitación para la exposición "Las Raíces en Nuestro Tiempo", el próximo 24 de octubre a las 3 p.m.

La exhibición se realizará en el Consejo Provincial de las Artes Plásticas en la ciudad de Pinar del Río, y La Dirección Provincial de Cultura y el Fondo Cubano de Bienes Culturales, benefactores de esta muestra, se unen a la invitación.

La Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades, con su Foro de Masculinidades en Pinar del Río, recientemente unieron al Grupo D´Raíces a "La Campaña Únete" del Secretario General de las Naciones Unidas para enfrentar la violencia; por lo cual esta exposición será una actividad para expresar el compromiso con tan noble causa.

Labels: , , ,

Tuesday, September 30, 2014

Un Callejón por la NO Violencia



 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Equipo RIAM

El pasado sábado 27 de septiembre de 2014 la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades fue convocada junto a la cantante Rochy, líder de Todas Contracorriente, a participar en una acción por la NO Violencia organizada por varios proyectos comunitarios y la Oficina del Historiador de La Habana. La actividad tuvo lugar en el Callejón de los Peluqueros, atractivo espacio de la Habana Vieja donde confluyeron personas de diferentes generaciones, amenizado además por el Dj Frank, miembro de la RIAM  y el popular cantante Elain.

Labels: , , , , , , ,

Futuros juristas y equidad de género






Por Equipo RIAM

El pasado 25 de septiembre la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonteacogió en el horario de la mañana el taller Masculinidades y violencia. El mismo fue impartido por Enmanuel George López, integrante de la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades (RIAM). Las presentaciones corrieron a cargo de la Coordinadora del Proyecto Género y Derecho de la Unión Nacional de Juristas de Cuba (UNJC), Msc. Yamila González Ferrer.

Jóvenes estudiantes de tercer y cuarto año de la carrera de derecho, recibieron la capacitación desde herramientas de las ciencias sociales sobre la construcción socio-cultural de los hombres. Enmanuel George hizo un recorrido por las aristas investigativas más trascendentes en el fraguar académico de la RIAM, en el que se incluyen talleres de sensibilización sobre temáticas de género a profesionales de las leyes de todo el país.

Platicó de igual forma sobre el análisis de las masculinidades y la violencia desde diversas temáticas tales como el deporte, la música y la sexualidad. A su vez, comentó la labor de activismo del mencionado grupo en tales direcciones.

En el contexto de conmemoración del día naranja por la no violencia contra mujeres y niñas, convocado por las Naciones Unidas desde 2012, el especialista explicó las características de la campaña y la contribución específica de la RIAM con ella.